Acoso escolar, Maltrato invisible

Hoy hablaremos del acoso escolar, comúnmente conocido como bullying, una lacra de la sociedad en general y de los Centros educativos en particular, cuya manifestación más gravosa, conductas de acoso y violencia interpersonal, implica exclusión social, intimidación y maltrato infantil

Si además, este acoso y violencia se traslada a las redes sociales o a internet, hablamos de cyberbullying.

¿Y por qué es invisible? Una tradicional aceptación del acoso escolar, cuando no su negación, han contribuido a que disfrutase de una total impunidad (Quien no ha escuchado nunca la frase “son cosas de niños”).

El silencio de las víctimas y los testigos, incluso de los propios centros escolares, ha fomentado el desconocimiento y la minimización del problema.

Que sean niños y niñas no le quita importancia. Se trata de una forma de violencia entre iguales que se caracteriza por ser intencionada y recurrente, y por dejar a la víctima indefensa ante un atacante que tiene más poder físico, psicológico o social.

La ley de silencio que impera ante este fenómeno entre niños y niñas agrava la situación y hace que sea más difícil identificar el acoso y el ciberacoso.

Video muy ilustrativo del canal de Youtube de Iesfisterra fin

CYBERBULLYING

Hoy día está asumido que el acoso escolar es una realidad presente en la vida de menores y adolescentes, con el agravante de que los medios y tecnologías de la información y comunicación (TICs) pueden ampliar sus efectos devastadores (ciberbullying).

La relación entre las TICs y los menores es cada vez más complicada; considerando los riesgos que comportan actualmente las nuevas tecnologías en las telecomunicaciones y los nuevos medios de difusión, como las redes sociales o los servicios de mensajería instantánea a través de la telefonía móvil, para los menores de edad.

A día de hoy, uno de cada cuatro casos de acoso ya se producen vía redes sociales o teléfono móvil; medios que extienden el acoso a las víctimas a entornos ajenos al escolar, las 24 horas del día.

El riesgo crece con el avance de la sociedad de la información y las tecnologías y, en este entorno, caracterizado por la inmediatez, la rapidez y la amplia difusión de dichos contenidos, se facilita el ataque a los derechos fundamentales de los usuarios más vulnerables, los menores de edad.

Entre una generación de nativos digitales, las TRIC (tecnologías + relación + información + comunicación) son una herramienta esencial para la interacción, el aprendizaje y el juego.

Pero también hay riesgos asociados al tipo y cantidad de relaciones que se generan.

No hay contacto cara a cara y la audiencia del acoso puede amplificarse sin control y se prolonga más en el tiempo, ya que un insulto o una imagen se quedan colgados en las redes.

CAUSAS DEL ACOSO ESCOLAR

Parece claro que las causas que concurren en la violencia ya no se pueden explicar, aunque también, con las propias características del agresor o del propio marco escolar sino que a ellas hay que añadir otros factores que surgen fundamentalmente del contexto que rodea al propio agresor.

Acoso escolar
Imágen de stevepb – pixabay

El fenómeno de la violencia, debido a las múltiples y complejas causas que coexisten, puede ser, como advierten psicólogos y sociólogos especialistas en el sector, de una difícil solución.

Las características del mismo acosador: Impulsivos, con escasas habilidades sociales, baja tolerancia a la frustración, dificultad para cumplir normas, relaciones negativas con los adultos o bajo rendimiento escolar. Todos ellos son síntomas que según los expertos, potencian las posibilidades de convertirse en un acosador.

Cuando los niños están expuestos a la violencia familiar. A través de la familia se adquieren los primeros modelos de comportamiento, que tienen una gran influencia en el resto de relaciones que se establecen con el entorno.

Las investigaciones realizadas sobre la influencia del ambiente escolar en la aparición de la violencia han puesto en evidencia igualmente que ciertos aspectos organizativos del centro y en particular de las aulas donde se imparte la docencia, pueden ser determinantes o claramente contribuyentes, de la gestación, o no, de un clima de violencia entre los distintos compañeros.

Así, se ha comprobado que factores como la masificación, la carencia de normas de gestión acerca de las pautas de comportamiento o la aplicación incoherente o irregular de las normas disciplinarias vigentes en el centro pueden claramente favorecer la violencia interpersonal así como el vandalismo.

 REGULACIÓN LEGAL DEL ACOSO ESCOLAR

Marco legal

El bullying es un fenómeno tan amplio y extenso que no existe una regulación específica para su tratamiento.

Por eso, existen distintas leyes que regulan el acoso escolar desde distintas perspectivas.

Internacional

Así, a nivel internacional tenemos la Convención de Derechos del niño, que en su artículo 2.2 establece:

“Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.”

Estatal

En cuanto a la legislación nacional, tres son los textos legales que regulan, en mayor o menor manera, estas situaciones: la Constitución Española de 1978 (arts. 27 y 15), la Ley Orgánica de Educación y el Real Decreto 732/1995, de 5 de mayo de 1995, por el que se establecen los derechos y deberes de los alumnos y normas de convivencia en los centros.

Real Decreto 732/1995

Este último texto, el Real Decreto 732/1995 , estableció los derechos y deberes de los alumnos y las normas de convivencia en los centros, así como trató de determinar quiénes son los encargados de poner freno al acoso escolar; según el citado Real Decreto: la Administración educativa y los Órganos de dirección del centro docente.

Esto significaría que, ante una situación de acoso escolar, son los propios profesores del centro educativo quienes deben poner medidas para resolver este tipo de situaciones.

Así mismo, el centro sería responsable de cualquier daño causado a un menor y de adoptar las medidas necesarias para garantizar la mejor solución.

Código Penal

En cuanto a la regulación penal de este tipo de situaciones; hasta la última reforma operada en 2015 del Código Penal, no existía ningún delito específico que tratara específicamente el acoso escolar, por lo que estas situaciones se resolvían aplicando el art. 173. 1 del Código Penal y calificándolo en el mejor de los casos como delito contra la integridad moral o en el art. 620.2 del mismo texto como una simple falta de vejación injusta.

Esa falta de regulación específica llevó al legislador, empujado por la presión social y mediática, a replantearse la estrategia a seguir. 

Actualmente, se ha incluido en el Código Penal el artículo 172 ter, el nuevo delito de acoso, que dicta asíaquellas conductas que se realicen de forma insistente y reiterada por medio de las cuales se menoscaba gravemente la libertad y el sentimiento de seguridad de la víctima, a la que se somete por ello a vigilancia, persecuciones u otros actos de hostigamiento. Castigándose con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses.

Por tanto, los actos de bullying en función de su gravedad y circunstancias pueden suponer tanto un delito del artículo 173.1 del Código Penal como “delito contra la integridad moral” como en el artículo 172 ter como “delito contra la libertad”.

¿CÓMO ACTUAR ANTE EL ACOSO ESCOLAR?

Hemos definido qué es, cómo se produce el acoso escolar y que normas o leyes regulan esa situación, pero no hemos hablado de lo más importante:

¿Qué medidas legales podemos tomar?

Lo primero que hay que hacer en estos casos es informar al tutor del menor, de forma escrita si puede ser.

Si el problema perdura o vemos que el tutor no se hace cargo de la situación debemos dirigirnos al jefe de estudios o al director del centro.

La forma más segura de advertir al centro es con un burofax o correo certificado. Algo que nos permita determinar la fecha del envío y de la entrega, así como del contenido del mensaje. A tal efecto, también podemos presentar un escrito en la secretaria del centro y pedir que nos sellen una copia.

Aconsejo en todo caso grabar las tutorías o reuniones en las que se trate este tema, pues los centros escolares no suelen pronunciarse por escrito en estos casos, prefieren que todo se trate de forma verbal, y para que quede constancia de lo que en esas reuniones se discute lo mejor es grabarlas.

Si aun con esto el centro no toma las medidas oportunas o la respuesta al problema no da sus frutos, el siguiente paso es acudir al órgano estatal de educación correspondiente a tu comunidad autónoma.

Si hemos dado todos estos pasos y hemos dejado constancia escrita de todo ello, tendremos una base probatoria, de forma que si el centro escolar no ha actuado con la diligencia debida, se le podrán exigir responsabilidades.

Piensa que si no tenemos ninguna prueba, será la palabra de unos contra la de otros y, salvo casos muy puntuales, los hechos quedarán impunes.

Recomiendo no acudir a los juzgados salvo en casos extremos y siempre y cuando hayamos cumplido con todos los pasos anteriores. Este debe ser el último recurso.

Si todos los pasos dados no han resultado, lo recomendable es cambiar al menor de colegio, otra opción supone aumentar su sufrimiento.

Llegados a este punto quedan dos alternativas. O se hace borrón y cuenta nueva, lo cual es perfectamente comprensible o se toman acciones legales.

¿Y por qué deberían tomarse acciones legales si el daño ya está hecho? Por qué en los casos más graves los hechos no pueden quedar impunes. Exponemos a otros niños y niñas a pasar por lo mismo y los acosadores no serán conscientes de la magnitud de sus acciones y no se responsabilizarán de las mismas.

QUIERO EMPRENDER ACCIONES LEGALES. ¿AHORA QUÉ?

Ante esta tesitura existen tres vías posibles: la vía penal, la vía civil y la vía administrativa.

Vía Penal

Interpondremos denuncia ante la policía o el juzgado más cercano y en función de la edad del agresor se producirán distintas respuestas

            Si el agresor es menor de 14 años, el Ministerio Fiscal dará parte de la denuncia al centro escolar para que este tome las medidas oportunas de protección a la víctima y/o disciplinar al acosador.

            En cambio, si el acosador es mayor de 14 años pero menor de 18 años, se podrá exigir responsabilidad penal y civil conforme al Código Penal, por el proceso penal de menores.

            Finalmente, si el agresor es mayor de 18 años, se podrá exigir responsabilidad penal y civil conforme al Código Penal, por el proceso penal ordinario.

Vía Civil

    Por la vía civil podemos reclamar la reparación del daño y la indemnización por los perjuicios causados derivados de la culpa o negligencia del profesor, centro o padres del menor. Todo ello al amparo del artículo 1.903 del Código Civil.

Vía Administrativa 

    Si tu hijo va a un colegio público o concertado, la administración, como titular del centro, puede responder también de los daños causados como consecuencia del acoso que sus centros no supieron detener.

¿Cuál es mejor?

Respuesta difícil de responder. Como penalista me inclino por la vía que conozco, la penal.

Podemos solicitar al mismo tiempo que las penas, la indemnización que solicitaríamos por la vía civil, los tiempos de gestión son normalmente un poco más cortos y salvo que hayamos interpuesto la denuncia con una temeridad manifiesta, no corremos el riesgo de que nos impongan las costas.

DATOS Y ESTADÍSTICAS DEL ACOSO ESCOLAR

Según un estudio realizado por la Fundación Save the Children, el bullying o acoso escolar nos deja estos datos:

  • un 9,3% de los estudiantes encuestados considera que ha sufrido acoso tradicional en los dos últimos meses. Un 6,9% se considera víctima de ciberacoso. Al ser una encuesta representativa, se puede extrapolar al conjunto de la población, con el resultado de que el número de estudiantes de centros públicos que han sufrido acoso se eleva a 111.000 y 82.000 niños y niñas respectivamente.
  • El insulto es la manifestación más recurrente del acoso: seis de cada diez estudiantes reconoce que alguien les ha insultado y más de dos de cada diez lo sufre frecuentemente. Además de sufrir insultos directos o indirectos, un acosado puede ser víctima de rumores, robo de sus pertenencias, amenazas, golpes o exclusión.
  • Cuando el acoso sucede en las redes, es también el insulto la forma de violencia más recurrente: en los últimos dos meses uno de cada tres niños y niñas ha sido insultado por internet o móvil. Entre las manifestaciones de acoso relacionadas con nuevas tecnologías y a modo de ejemplo, un 6,3% reconoce que alguien ha pirateado su cuenta en redes sociales y se ha hecho pasar por él o ella.
  • En cuanto a los niños y niñas que acosan, un 5,4% de los encuestados reconoce haber acosado a alguien y un 3,3% reconoce ser responsable de ciberacoso. Aplicando estos porcentajes al total de los estudiantes de ESO de institutos públicos, 64.000 y 39.000 alumnos se reconocen como acosadores y ciberacosadores respectivamente.
  • En cuanto a diferencias entre comunidades autónomas, Andalucía, Murcia, Melilla e Islas Baleares, el promedio de niños y niñas que han sufrido acoso o ciberacoso o reconocen haber acosado o ciberacosado a alguien es superior a la media estatal.

 

  • Hay más acoso entre los más jóvenes, con más víctimas de acoso y ciberacoso entre los estudiantes de primer ciclo de la ESO que entre los de segundo ciclo. También son más los niños y niñas de primer ciclo que se reconocen como agresores.
  • Las chicas salen peor paradas: un 10,6% han sufrido acoso (frente a un 8% de chicos), y un 8,5% ciberacoso (un 5,3% de chicos). Además, entre ellos es mayor el porcentaje de los que se reconocen como agresores: un 6,3% de los niños ha acosado a otro menor de edad frente a un 3,5% de las niñas. Esta diferencia persiste respecto al ciberacoso: un 4,5% de los niños ha sido ciberagresor frente a un 3% de ellas.

BIBLIOGRAFÍA

Recensión a Pérez Vallejo, a. Mª. y Pérez Ferrer, f., bullying, ciberbullying y acoso con elementos sexuales: desde la prevención a la reparación del daño, dykinson, s.l., madrid, 2016

DÍAZ-AGUADO, M. J.; “Por qué se produce la violencia escolar y cómo prevenirla”, Revista Iberoamericana de Educación, nº 37, p. 19; “Educación para la tolerancia y prevención de la violencia en los jóvenes. En obra colectiva, Los problemas de la convivencia: un enfoque práctico, op. cit., p. 64; ESPERANZA, J.: “La convivencia escolar: un problema actual”. En obra colectiva, Los problemas de la convivencia: un enfoque práctico, op. cit., p. 28.

Save the Children. (2017). Yo a eso no juego. [online] Available at: https://www.savethechildren.es/publicaciones/yo-eso-no-juego [Accessed 27 Feb. 2017].

 

Blog

Preguntas que se hacen en un juicio de divorcio contencioso

Un juicio de divorcio es un proceso de especial sensibilidad al que se tiene que enfrentar tanto el abogado matrimonialista como el cliente demandante. El Derecho de familia ha de ser tratado con mucha precaución, y poner fin a este conflicto de pareja y familiar de la forma más beneficiosa para ambas partes. Si nos

Leer más »

Días de baja laboral por accidentes de tráfico

Cuando circulamos con un vehículo, siempre estamos expuestos a sufrir accidentes de tráfico. Muchas veces estos son inevitables por diversas circunstancias. Es posible que, tras sufrir un accidente de tráfico, los daños hayan sido tales que necesites tratamiento, curación o rehabilitación además de pedir la baja laboral en tu puesto de trabajo. La baja laboral

Leer más »
abuso agresión sexual

Diferencias entre Abuso y Agresión Sexual

Desgraciadamente, los delitos contra la libertad sexual son una realidad que recientemente se han vuelto a poner en el punto de mira por crear controversia entre la justicia y la sociedad. No es difícil encender la televisión o abrir un periódico para ver las noticias y encontrarse con un nuevo caso de delito contra la

Leer más »
acoso escolar profesor

Cómo denunciar el acoso escolar docente-alumno

Generalmente, cuando hablamos de bullying o acoso escolar creemos que únicamente se hacen referencia al maltrato que se produce entre iguales, es decir, entre alumnos. Pero ¿Y si el acoso se produce entre profesor y alumnos?, ¿podemos considerarlo también acoso escolar?  Vamos a entender como acoso escolar a todas aquellas vejaciones, humillaciones o insultos que

Leer más »
Indemnización accidente trafico

Cómo reclamar una indemnización por accidente de tráfico

Si desgraciadamente ha sufrido un accidente de tráfico, es posible que pueda reclamar una cuantía como indemnización por las lesiones sufridas. Sin embargo, calcular dicha indemnización no es tarea fácil. La ley por la que se rigen las indemnizaciones por accidente de tráfico es la Ley 35/ 2015 de 22 de septiembre de reforma del

Leer más »
juicio monitorio costas

Juicios Monitorios. Lo que debes saber

¿Qué es un Juicio Monitorio? Un juicio Monitorio es un procedimiento legal por el cual se reclama una deuda impagada. Esta deuda debe ser dineraria, es decir, que lo que reclame sea dinero en una moneda en curso. Para que el Juicio Monitorio sea viable, la deuda debe ser: Dineraria. La deuda se expresa en

Leer más »

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies